Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y conocer sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede acceder a política de cookies para obtener más información.

 

Desempleo joven

“Se contrata actitud en un 90% de los casos”

01/02/2018

Desempleo joven

Por Clece SocialClece Social

Con una tasa de paro juvenil  del 37,4% a cierre de 2017, los jóvenes no lo tienen fácil para acceder al mercado laboral. En la búsqueda de un primer empleo, las entrevistas son un momento clave para convencer al entrevistador de ser la persona idónea para el puesto de trabajo. Íñigo Camilleri, responsable de Selección y Desarrollo  de Clece, nos ofrece algunas claves sobre qué hacer y qué no hacer para superar con éxito un proceso de selección.

Qué hacer

Informarte sobre la empresa: Antes de acudir a la entrevista, informarte a fondo de la empresa. Con gran probabilidad, te preguntarán si conoces la empresa, qué hacen, cómo trabajan, etc. Visitar la web de la compañía o su presencia en las RRSS será de gran ayuda.

El valor de la iniciativa: En numerosas ocasiones, nos encontramos con un muro como es la falta de experiencia. Pues bien, existe algo que se valora aún más. La proactividad. Búscate por tu cuenta esa experiencia. Las actividades de voluntariado están muy bien valoradas, ya sean de tu área o de otra diferente. Puede ser un “plus” para ti. Si no tienes bagaje profesional piensa en proyectos que hayas realizado en tus estudios, colaboraciones, trabajos menores. En resumen, todo lo que puedas aportar para demostrar que tienes proactividad. Incluso es importante el cómo buscas trabajo. Te lo podrían preguntar para que despliegues qué competencias pones encima de la mesa en esa labor que es un trabajo en sí mismo.

Actitud: En personas jóvenes, menores de 30, que tengan poca experiencia profesional, la actitud es fundamental. La capacidad de generar entusiasmo en una entrevista de trabajo, mantener una predisposición positiva y demostrar esfuerzo adicional. Se puede decir que se contrata actitud en un 90% de los casos.

Prepara una lista de preguntas comprometidas: Es recomendable “ensayar” cualquier entrevista sin dejar nada al azar. Algo que te dará más confianza y seguridad, es preparar una serie de posibles preguntas comprometidas o referidas a tus puntos “flacos” que puede que te hagan y, de este modo, estar listo para salir de cualquier situación

“Háblame de ti”: Prepara una breve presentación sobre ti mismo (dos minutos, no más), de forma que puedas expresar en poco tiempo tus fortalezas y qué puedes aportar. Hay que evitar dar rodeos y ser conciso, pero a la vez, ofrecer una imagen de flexibilidad para mantener las puertas abiertas y abrir otras nuevas.

 

Qué no hacer

Mentir: Nunca. Si tienes lagunas en tu CV has de explicarlas. Una empresa nunca va a querer contratar a nadie deshonesto.

Contestar con monosílabos: El objetivo de una entrevista de trabajo, es obtener información recíproca. Información que no aparece, o bien, no se puede expresar en un Currículum Vitae. Se trata de mantener un diálogo.

Hablar mal de anteriores jefes o compañeros: Cabe la posibilidad de que sea cierto lo que cuentes. Pero ello no aporta nada a tu candidatura. Se puede presuponer que no aceptas una crítica y generarás desconfianza. Son minutos que pierdes para hablar de lo que puedes ofrecer como profesional.

Currículum Vitae genérico: Si has conseguido la entrevista, es porque les ha interesado tu Currículum Vitae. No obstante, sería recomendable retocarlo y orientarlo hacia el puesto al que te candidatas, es decir, no sólo el área profesional, sino destacando las aptitudes con las que cuentas y que se corresponden con las buscadas por la empresa.

No cuidar tu vestimenta ni ser puntual: De esto dependerá la primera impresión que un entrevistador tendrá del candidato. Basta acudir con, aproximadamente, 10 minutos de antelación y, avisar en caso de retraso. También es cierto, que el “protocolo” de vestuario dependerá del tipo de compañía. No cuidar estos aspectos indica desorganización y poca motivación.

Ojo con lo que preguntas: El tipo de preguntas que hagas, si te dan pie a ello, denotan inteligencia y saber estar. Durante la entrevista interésate por la compañía, y haz preguntas que tengan que ver con el contenido del trabajo, pero no sobre las condiciones del mismo. No tengas prisa. El entrevistador, un profesional de RRHH, será quien a su debido tiempo te informe de las condiciones, en caso de que no las conocieras de antemano.

Más articulos sobre Desempleo joven:

Lanzaderas de Empleo, un nuevo enfoque en la lucha contra el paro

09/02/2018

10 consejos para afrontar con éxito una entrevista de trabajo

22/01/2016

Programa joven de inserción Fundación Mornese

26/08/2016

“Hay que romper falsos mitos en las caídas de los mayores”

19/08/2016