Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y conocer sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede acceder a política de cookies para obtener más información.

 

Mayores

Emotivo homenaje para celebrar los 103 años de Isabel

28/07/2017

Mayores

Por Isabel Sivianes MontañoIsabel Sivianes Montaño

A Isabel García, usuaria del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) de Sevilla, una mujer dulce, sencilla y directa, le encanta disfrutar con los planes gastronómicos y la buena compañía. A día de hoy, a sus 103 años, le gusta disfrutar de un buen aperitivo y de una copa de vino con la comida.

Por ello, su hija y el equipo del SAD de Sevilla le han regalado una botella de vino con la que realizar un buen brindis en honor a sus 103 años y a toda la experiencia de vida que atesora.  Su hija Concha destaca de su madre que siempre ha sido una mujer muy trabajadora, servicial y con una gran voluntad personal, por lo que todo lo que se proponía con su vida, lo conseguía, no había obstáculos que no pudiera saltar. Isabel García nació en Corte de Peleas (Badajoz) en 1914.

Procede de una familia acomodada del pueblo, es la mayor de seis hermanos, y siempre estuvo cuidando de sus hermanos.  No cursó estudio alguno, ya que su abuela, que era la maestra del pueblo, la tenía encargada de cuidar y regar su jardín, mientras ella daba las clases. Esto no supuso un obstáculo para ella, aprendió a escribir y leer por propia iniciativa, dado que tiene mucha fuerza de voluntad. También aprendió sola a coser.

Para Isabel, su padre fue su gran referente, lo quería mucho y lo ha tenido como ejemplo en su vida. Isabel, con 27 años, empezó a trabajar como interna en Sevilla en un hogar, con los Marqueses de Tercia. Con esta familia estuvo trabajando 5 años aproximadamente, hasta que un día falleció un hermano de Isabel. Tuvo que comenzar de nuevo y buscar una habitación en Sevilla. Entonces, conoció a su marido y emprendieron un noviazgo de varios años, hasta que se casó con 33 años.

El marido de Isabel falleció en el 2011, con 93 años, por una complicación respiratoria. Desde entonces, Isabel se refugia en el cariño de sus hijos y nietos. Podemos decir que Isabel está viviendo y disfrutando su día a día muy feliz, como quien ha terminado el trabajo de su vida bien hecho, rodeada de cariño. No tiene problemas de salud, cognitivamente está bien, y sigue disfrutando de sus pequeños placeres y, sobre todo, con ‘sus chicas’, -como ella dice-, en referencia a las auxiliares del SAD que la atienden.

Más articulos sobre Mayores:

¿Tienes problemas al tragar?

24/04/2015

"No soy diferente, soy único"

07/12/2016

El vestido de la abuela Pilar

09/08/2017

100 años de vitalidad

31/03/2016