Archivos de la categoría Destacado 2

La labor social de REPAIN llega a más de 700 personas en riesgo de exclusión

Nos acercamos a conocer a la asociación REPAIN. Esta entidad sin ánimo de lucro se constituyó en el año 2000 con el nombre Melómanos en el municipio murciano de Santomera. Su objetivo es incidir y prestar atención a colectivos desfavorecidos, respondiendo a aquellas demandas que no tienen cobertura pública, con la finalidad última de posibilitar su plena integración social, legal y laboral.

REPAIN trabaja en la comarca oriental de la Región de Murcia configurada por los municipios de Abanilla, Beniel, Fortuna y Santomera y la Vega Baja del Segura de la provincia de Alicante trabajando fundamentalmente en el municipio de Orihuela. La entidad cuenta con diversos programas adaptados a las necesidades de distintos colectivos en situación de vulnerabilidad, como niños y jóvenes; familias; mujeres; inmigrantes o personas con discapacidad. Una de sus áreas de actuación es la intermediación sociolaboral.

¿A cuántas personas llegan con sus programas?

Las personas beneficiarias en los proyectos realizados en 2017 y 2018 han sido 321 personas atendidas directamente y unas 437 indirectamente. Por programas, el Proyecto Empleabilidad Activa-t, subvencionado por el Instituto Murciano de Acción Social, IMAS, ha llegado a 109 personas. El Proyecto Apoyo Escolar para la infancia en riesgo, subvencionado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, a 162. El programa de formación profesional básica, subvencionado por la Consejería de Educación, Juventud y Deporte ha contado con 15 alumnos. La Escuela de Verano, subvencionada por la Caixa, ha acogido a 20 niños. Y el curso de Atención Sociosanitario para Personas Dependientes del Servicio Regional de Empleo y Formación, SEF, ha tenido 15 alumnos.

¿En qué consiste el Programa Activa-t? ¿Cómo trabajan la incorporación al mundo laboral de las personas en riesgo de exclusión?

Activa-t es un proyecto de integración sociolaboral y mejora de la empleabilidad destinado a personas en situación o riesgo de exclusión social de la Comarca Oriental a través de itinerarios  individualizados de inserción. El proyecto ofrece varios servicios. En primer lugar, el servicio de información y orientación sociolaboral que es la actuación principal, donde se definen objetivos profesionales y se desarrolla el itinerario individual. En una una primera toma de contacto o acogida, se lleva a cabo la evaluación sociolaboral, diseño y ejecución de itinerario de inserción. Se trabaja en coordinación con las profesionales de derivación de los participantes para el seguimiento de las diferentes actuaciones, así como el grado de compromiso, asistencia, consecución de indicaciones de empleabilidad, incidencias, etc.

En el marco del programa también se imparten talleres de preformación “Habilidades sociales, orientación e informática para la búsqueda de empleo por cuenta ajena”. Estos talleres dotan  de herramientas y recursos de empleo a las personas participantes; trabajan la motivación personal y profesional, y facilitan el acceso a formaciones específicas. Activa-t ofrece también un curso de formación ocupacional en servicios auxiliares de peluquería y un servicio de prospección de sensibilización del tejido empresarial con el nombre Descúbrele. Este complementa a los anteriores, ya que  intenta concienciar al tejido empresarial y fomentar la contratación de nuestro colectivo.

En esta concienciación del tejido empresarial, han firmado un convenio con Clece. ¿Cómo lo valoran? ¿Qué expectativas tienen?

Supone la posibilidad de establecer una estrecha colaboración que favorezca el desarrollo eficiente de los proyectos sociales que ambas partes vienen realizando, potenciando el cumplimiento de los objetivos marcados para una mejora de la empleabilidad del colectivo en riesgo de exclusión.

Público, social y privado: el engranaje de la integración

El Plan de Empleo de Cruz Roja Española busca reducir las dificultades que las personas desempleadas tienen para mejorar su participación en el mercado de trabajo. La entidad cuenta con programas específicos para diversos colectivos con especiales dificultades de inserción laboral como parados de larga duración, mayores de 45 años, solicitantes de asilo, inmigrantes, jóvenes o mujeres en dificultad social, entre otros.

Uno de los objetivos es mejorar la empleabilidad de estas personas. “Resulta fundamental reforzar las competencias transversales y técnico-profesionales en las personas en riesgo de exclusión” señalan desde Cruz Roja en La Rioja. Para conseguirlo hay que partir de un diagnóstico de partida lo más preciso posible. Para ello en la entidad conjugan herramientas como “la entrevista ocupacional, la evaluación competencial, el autodiagnóstico Emplea+ y el manual de competencias en los procesos de inserción con las personas. Ese diagnóstico agregado, apoyado con informes de la aplicación informática permite identificar las principales carencias formativas y diseñar las actividades adaptadas a esas carencias y especialmente al perfil de los diferentes colectivos en dificultad social”.

La formación resultante tiene en cuenta dos elementos. Por un lado, la incorporación de la perspectiva de trabajo competencial. Es decir, todos los proyectos se basan en identificar tanto las competencias como las carencias de los participantes para desempeñar una ocupación concreta a partir de las cuales se marcan los objetivos profesionales. Por otro lado, la participación activa de la empresa, ya que las acciones están orientadas a acercar a las personas al tejido productivo y se cuenta con la empresa en el diseño de las acciones formativas, en la impartición y en la capacitación profesional en los centros de trabajo, lo que se conoce como prácticas no laborales. También pueden participar activamente en acciones de formación en competencias transversales, impartiendo determinados módulos desde la perspectiva empresarial. “Esta participación conecta mucho a las personas con la empresa, y a la empresa con las personas, produciendo efectos en ambos que activan procesos de conocimiento mutuo, adaptación, aprendizaje, compromiso y responsabilidad” destacan desde la entidad.

“Empresas con sentido social”

Este planteamiento surge de la necesidad de tratar la inserción laboral de las personas en riesgo de exclusión desde un abordaje integral que incluya a las empresas y a la sociedad como protagonistas también de dicha inserción.

“Los itinerarios de inserción generan cambios personales que han de acompañarse de un cambio en las estructuras y sistemas. De otro modo no serán posibles mercados de trabajo inclusivos. Este cambio pasa porque las empresas además de proyectos económicos, aun siendo esto fundamental, se vean a sí mismas y empiecen a actuar como empresas con sentido social. Por ello, en los proyectos se plantea un modelo híbrido público-social-privado de intervención que beneficia a todos los actores implicados”.

Un sistema en el que todos ganan. Las personas en riesgo de exclusión mejoran su empleabilidad y acceso al mercado laboral. Las empresas incorporan la inserción sociolaboral a su RSC contribuyendo a luchar contra la pobreza y la exclusión. Las entidades sociales llegan a más beneficiarios y colaboradores. Y, por último, las instituciones públicas ganan eficacia y eficiencia en la intervención

 Experiencias de éxito, residencia El Sol de Logroño

Clece es una de las empresas colaboradoras del Plan de Empleo de Cruz Roja Española. En La Rioja la colaboración ha favorecido el acceso al empleo de personas en riesgo de exclusión mediante el acogimiento de alumnos en prácticas en sus centros ubicados en Logroño para facilitar la formación en el entorno empresarial, las demandas de personal realizadas así como la participación activa de la empresa en otras actividades.

Uno de los centros de trabajo que reciben alumnos en prácticas es la Residencia de Mayores El Sol de Logroño, que recientemente ha recibido un reconocimiento por su implicación. La residencia ha acogido seis alumnos en prácticas -cuatro del curso de cocina, uno del curso de atención sociosanitaria a personas dependientes y uno del curso de limpieza de edificios y locales-, logrando realizar una contratación.

“La integración en la mayoría de los casos es muy buena, los alumnos comienzan motivados y dispuestos a aprender de los profesionales del centro. En todos los casos se han integrado positivamente con los diferentes profesionales y residentes del centro. La valoración del premio que nos han dado es muy satisfactoria, ya que el reconocimiento de nuestra labor en el acogimiento e integración de cada uno de los alumnos que pasan por nuestro centro para nosotros es motivador y nos ayuda a seguir colaborando en esta línea” Belinda Manso, directora de El Sol.

 

800 puestos de trabajo para personas con diversidad funcional

“Generar oportunidades laborales para las personas con diversidad funcional es el motor que nos mueve día a día”, afirma Juan José Laguna, director General de Grupo Integra Centro Especial de Empleo. “Trabajamos para eliminar barreras que impidan su incorporación al mundo laboral y para ofrecer puestos adaptados a las necesidades de las personas” subraya.

De cara a este verano, la empresa refuerza su plantilla para cubrir 800 puestos de trabajo destinados a personas con diversidad funcional en las áreas de Limpieza, Servicios Auxiliares, Mantenimiento, Recepción y Jardinería, entre otros. Grupo Integra CEE aumenta así su plantilla durante la campaña de verano con puestos de nueva creación en diferentes áreas de actividad y también puestos de duración limitada que permitirán cubrir el período de vacaciones.

El incremento de plantilla durante la campaña estival supone un nuevo impulso a la tendencia de crecimiento continuo de Integra CEE en los últimos años. En 2017 cerró el año con más de 2.900 personas en plantilla, 1.225 hombres y 1.680 mujeres, un 10% más que el año anterior, de los que, el 85% son personas con diversidad funcional y, de ellos, un 35% se enfrentan a considerables barreras para su inclusión sociolaboral.

Una tasa de paro del 28,6%

En España se registran 89.400 jóvenes con discapacidad de 16 a 24 años en edad de trabajar, lo que representa el 4,9% de la población activa en España. Su tasa de paro en la actualidad es del 28,6%, 9,1 puntos más que la de la población sin discapacidad. En España hay 1.840.700 personas con diversidad funcional, con edades comprendidas entre los 16 y los 64 años, lo que representa un 5,9% de la población, según datos de Odismet, Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de la Fundación ONCE.

El “Proyecto 139” supera su ecuador

El pasado mes de noviembre surgía el “Proyecto 139” que ponía nombre al compromiso de la empresa Clece de contratar a 139 mujeres víctimas de violencia de género en un año. La iniciativa se anunció durante la gala de entrega de los Premios Compromiso dedicados, precisamente, a reconocer proyectos destacados contra la violencia de género.

¿Por qué 139? El número “139” es una cifra simbólica igual al número de candidaturas presentadas a los galardones. Antes del parón veraniego, nos acercamos para conocer cómo está evolucionando el proyecto y comprobamos que avanza favorablemente. Son ya 87 las nuevas contrataciones realizadas, más de la mitad de las comprometidas.

“El empleo es imprescindible para encontrar la salida. Ayuda a recuperar la autoestima y asegura la independencia económica de estas mujeres. No hay que olvidar que, en muchos casos, la dependencia económica con el maltratador es uno de los principales obstáculos. Además estas mujeres suelen hacer frente en solitario al sostenimiento de su familia. Encontrar un empleo significa un punto y aparte en su vida” resaltan en Clece.

El “Proyecto 139” ha supuesto un significativo impulso en la integración de este colectivo  y son ya 227 las mujeres víctimas de violencia de género las que trabajan actualmente en Clece.

Asignatura pendiente

La mejora de las cifras del paro deja asignaturas pendientes como el todavía elevado paro juvenil. En España hay un 55% de desempleo juvenil y una tasa de abandono escolar del 21%. Datos que reflejan las dificultades de esta generación para acceder a un puesto de trabajo y que tienen otras repercusiones negativas en los salarios, la productividad o la calidad del empleo.

La Formación Profesional Dual es una de las soluciones que ha sonado con más fuerza en los últimos años como modelo para reducir los desequilibrios en las competencias, sobre todo en el ámbito de la formación. Junto a este punto, Íñigo Camilleri, responsable de Selección y Desarrollo de Clece, plantea otros ámbitos de actuación para reducir el desempleo juvenil.

Combatir el abandono escolar prematuro mediante un pacto educativo a largo plazo en el que exista una atención más personalizada hacia los alumnos, primando el estímulo hacia la diversidad del talento. Implica dotar de recursos y autoridad a la educación pública y transformar los sistemas de estudio para acercarlos, en última instancia, hacia un entorno laboral digitalizado.

Acercar el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) al entorno laboral convirtiéndose en un instrumento de intermediación. Potenciar mucho más la formación profesional DUAL, es decir, apostar por la formación técnica y vocacional que implica la Formación Profesional.

Apostar por la innovación en el ámbito educativo. Implicará la transformación del modelo de producción de un país, no dependiendo exclusivamente de ciertas actividades económicas, abocadas a un elevado nivel de vulnerabilidad en función del entorno económico.

Fomentar el emprendimiento, reduciendo trabas administrativas, potenciándolo desde el modelo educativo.

Trabajar las competencias personales de los jóvenes. Son igual de importantes que los conocimientos técnicos que puedan adquirir. Una persona joven es contratada por actitud. Competencias como iniciativa, emprendimiento, valentía, esfuerzo adicional son fundamentales.

Acercar la demanda empresarial a la oferta educativa.

Una puerta para la inserción social

Con el objetivo de fomentar la integración laboral en los contratos que Clece tiene en Alcalá de Guadaira, la empresa celebró en la localidad sevillana el encuentro Una Puerta Hacia el Empleo. LEl objetivo era crear una bolsa de empleo de candidatos provenientes de colectivos desfavorecidos en colaboración con Cruz Roja.  Sobre todo de cara a las  vacantes de verano, para las que se espera cubrir 60 contrataciones, la mayoría en el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) de la localidad.

En la jornada celebrada en la sala de exposiciones del Teatro Riberas del Guadaíra de Alcalá de Guadaíra, estuvieron presentes el gerente de Clece, Jesús Castañer; la delegada social de Clece Andalucía, Daniela Macías; el concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, José Antonio Montero; y la coordinadora del Plan de Empleo de la Cruz Roja en Sevilla, Carmen de la Corte.

 

“El objetivo es mostrar que el empleo es una puerta para la inserción social. Así, todos los asistentes demandantes de empleo pueden entregar su curriculum al final del evento. Además hemos preparado contenidos de interés con talleres en los que enseñamos las claves para superar un proceso de selección” explicó Daniela Macias. En este sentido, los más de 100 asistentes pudieron participar en dos sesiones: el taller “Búsqueda activa de empleo” impartido por Cruz Roja Alcalá de Guadaira y el taller “Cómo realizar una entrevista” impartido por Clece.

Carrera de fondo

Este domingo tuvo lugar en Madrid la quinta edición de la carrera ‘Hay Salida a la violencia de género‘ donde más de 3.500 personas se congregaron con el objetivo de concienciar a la sociedad y visibilizar también a través del deporte la lucha contra el machismo y la violencia. Entre los miles de participantes, se encontraba Clece, colaboradora desde la primera edición de esta iniciativa organizada por la revista Mia y el Diario 20 Minutos.

La lucha contra la violencia de género es una carrera de fondo y así lo sintieron los corredores que completaron el circuito urbano de 5 kilómetros. Los beneficios obtenidos por la venta de dorsales (10,60 euros) serán destinados a una asociación de ayuda a las víctimas de violencia machista. En el equipo de Clece, Eduardo Meca Soto fue campeón de clubes con un tiempo de 16 minutos y 4º en la clasificación general.

“Consideramos importante la colaboración entre empresas y organizaciones para el éxito de la inclusión”

La Asociación Margotu y Clece se han unido para colaborar en la inserción laboral de las personas provenientes de colectivos desfavorecidos y la  sensibilización social ante los problemas de estos colectivos y otros mecanismos que contribuyan a fomentar la integración laboral y el bienestar de las personas en situación de vulnerabilidad.

Leire Salaberria Ortega, presidenta de la Asociación Margotu, destaca  “la importancia del trabajo que  Clece realiza a favor de la inclusión a través de oportunidades laborales a personas en situación de vulnerabilidad. Así como su sensibilización social para generar oportunidades para el desarrollo personal y profesional. Consideramos un factor importante la colaboración llevada a cabo entre empresas y organizaciones para garantizar el éxito de los itinerarios de inclusión social y laboral.”

Jorge Ortega Arroyo, delegado de Clece para País Vasco, Navarra y La Rioja,  ha expresado su “satisfacción por llegar a este acuerdo con la Asociación Margotu que lleva a cabo una gran labor de integración y cohesión social. Viendo los puntos que nos unen y nuestro interés común en generar oportunidades a personas en situación de especial vulnerabilidad, creemos que la suma de esfuerzos redundará en un mayor beneficio social”.

Las acciones conjuntas se articularán en torno al Programa de Acompañamiento a la Inserción Socio Laboral promovido por Margotu y dirigido a facilitar el acceso al mundo laboral a las personas usuarias de los servicios que desarrolla mediante acciones de orientación grupal e individual, e intermediación socio-laboral.

Clece se compromete a poner en conocimiento de la Asociación las ofertas de empleo que puedan surgir en sus centros de trabajo. A su vez, Margotu se compromete a la búsqueda de perfiles profesionales acordes a la demanda de empleo ofertada por la empresa así como al seguimiento del proceso de inserción de la persona seleccionada. En el proceso se priorizará la contratación de personas en riesgo o situación de exclusión social y víctimas de violencia de género.

La colaboración también se traducirá en acciones de sensibilización sobre la realidad de colectivos socialmente desfavorecidos, contemplando iniciativas como eventos y campañas de contenido social, así como la comunicación de iniciativas conjuntas a través del portal de Clece www.inclusionyempleo.es y la web de la entidad http://margotu.org/.

La Asociación Margotu es una asociación sin ánimo de lucro que lucha contra la exclusión social de los colectivos más desfavorecidos y promueve el desarrollo integral de las personas. Su principal objetivo es la inserción socio-laboral de colectivos con especiales dificultades desarrollando su actividad en los ámbitos de Formación e Intervención Social y Laboral.

 

Igualdad desde la infancia

Actualmente en el sistema educativo empieza a existir un cambio en  la asignación de los estereotipos y los roles sociales que hacen que el sistema tradicional patriarcal comience a moverse porque la mujer se ha incorporado al mundo laboral.

Desde nuestra infancia hay un progresivo conocimiento de lo que se espera y considera adecuado para los miembros de cada grupo sexual dando lugar a la adquisición de los roles, influenciado tanto por la interacción biológica como por los procesos de socialización, que van marcando las “diferencias”.

Es por ello, que durante los primeros años en edad escolar, nuestros menores fluctúan por diferentes etapas: identidad de género, estabilidad del género y constancia del género (Ruble y Martín, 1980).

Con el paso de los últimos años, los roles de género se han ido atenuando cada vez más pero a pesar del “igualitarismo creciente” siguen existiendo estereotipos ligados al género.

En general, los niños y niñas suelen durante los primeros años atribuir a los estereotipos determinados  aspectos externos y visibles, pero al mismo tiempo reciben por parte sus familias un trato diferencial en función del género (juegos, juguetes, actividades, etc.) que se prolongan a lo largo de su vida. Una vez inmersos en el contexto escolar son los profesores y el propio grupo de iguales quienes mantienen estas diferencias estereotipadas.

 

Tanto la familia como la escuela deben adaptar  prácticas de crianzas igualitarias, promoviendo actitudes y comportamientos no sexistas, lo que contribuye a la adopción más flexible de roles.

 

Entonces surge la gran pregunta: ¿qué debemos hacer para que no existan los estereotipos ligados al género? La respuesta es sencilla. Tanto la familia como la escuela deben adaptar  prácticas de crianzas igualitarias, promoviendo actitudes y comportamientos no sexistas, lo que contribuye a la adopción más flexible de roles.

La Constitución Española establece la obligación que corresponde a los poderes públicos de promover la condiciones necesarias para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivos superando los obstáculos que impiden o dificultan su plenitud así como facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida pública, económica y social (Art. 14 y 9.2). También lo recoge la Ley Orgánica de Educación de 2006 en unos de sus principios: desarrollo de la igualdad de derechos y oportunidades y el fomento de la igualdad efectiva entre los hombres y mujeres y ya la LOMCE introduce en sus principios la prevención de la violencia de género.

Por tanto, debemos trabajar tanto la escuela como la familia desde la coeducación. Entendemos por coeducación la coexistencia de actitudes y valores considerados tradicionalmente por niñas y niños, donde se potencia el desarrollo de ambos, partiendo de que sean sexos diferentes, pero dirigiéndose hacia un desarrollo personal y una construcción social común y no enfrentada.

Tanto las escuelas como las familias podrían trabajar la coeducación partiendo de los siguientes aspectos básicos:

  • Lograr entre todos la educación en la igualdad entre hombres y mujeres, ya que ello favorecerá el desarrollo de la sociedad.
  • Hacer visibles el desconocimiento general que tienen niñas y niños respecto a las características culturales de sus compañeros, respetando las diferencias y utilizando el diálogo para resolver conflictos.
  • Llevar a cabo actividades en las que se estudie si siguen existiendo profesiones masculinizadas o feminizadas para intentar trabajar hacia el desarrollo igualitario.
  • Emplear diferentes juguetes y juegos.
  • Reflexionar sobre el uso de la lengua como vehículo de valores y prejuicios sexistas.
  • Mostrar tolerancia cero hacia la violencia de género.

Resumiendo, tanto la escuela como la familia tienen la obligación moral y cívica para que cada parte implicada en la educación se fomente la igualdad desde la primera infancia.

Mª Elena Jiménez Gutiérrez es Directora de la Escuela Infantil La Laurisilva en San Cristóbal de La Laguna

Laboral MAD, el candidato como protagonista

“Venía un poco reciente por otras convocatorias masivas. Pero me ha parecido todo personalizado, con una atención estupenda. Me voy contenta” cuenta María Begoña. Ella es una de las más de 2.000 personas que esta semana pasaron por Laboral MAD. El evento, que tuvo lugar en la estación de Chamartín de Madrid los días 9 y 10 de mayo, tenía como objetivo fomentar la empleabilidad entre las personas pertenecientes a colectivos vulnerables y perfiles interesados en trabajar en atención social a mayores para lo cual Clece ofertó  2.000 puestos de trabajo.

A pesar del volumen de la convocatoria, Laboral MAD consiguió escapar de los formatos tradicionales desarrollando con éxito una nueva fórmula de selección. “Estamos acostumbrados a procesos ordinarios de selección, pero buscábamos algo diferente y significativo, donde el candidato fuera el protagonista” cuenta Rocío Márquez de la Plata, responsable de selección de Clece en la zona centro.

Laboral MAD consiguió una experiencia más cercana de entrevistas realizadas por un equipo de 20 técnicos de selección simultáneos más los reservas. Uno de ellos, Alfonso Roldán, destaca “el interés por trabajar de los candidatos y el alto índice de personas seleccionables. Es cierto que hay un volumen alto de desempleo, pero también muchas barreras de acceso. Muchos de los candidatos que han venido buscan la cercanía, el tú a tú, interactuar. Hay personas incluso que no tienen mail, difícilmente pueden acceder a las ofertas que se publican habitualmente en Internet”.

Quedan cumplidas las expectativas iniciales de realizar unas 880 entrevistas diarias. Incluso la alta demanda ha llevado a concertar entrevistas tras la finalización de la feria. Solo para el primer día, dirigido a colectivos vulnerables, se  registraron 1.700 solicitudes de empleo, coordinadas a través de seis asociaciones principales –Cruz Roja Española, Fundación Adecco, Pinardi, Randstad y Compromiso Integra-, que aglutinan a su vez a otras 35.

Buenas impresiones entre los organizadores  y también sensaciones positivas entre los participantes. “Una impresión muy positiva, he venido a ver las ofertas disponibles y me han atendido perfectamente bien, me he sentido muy a gusto. Ahora me han dicho que me espere en torno a una semana para recibir noticias” comparte Manuel.

Jonnhy, por su parte,  tiene “esperanza de que le llamarán” y destacad que  “ha sido muy interesante, de mucha oportunidad dada la situación de falta de empleo. Es importante que estos eventos se den más continuamente. Ha estado muy  bien organizado y lo valoro mucho. Me voy contento, las preguntas han sido muy claras”.