Andalucía

Las vivencias de Mercedes como diseñadora de moda

06/07/2017

Mayores

Por Reme Méndez InfantesReme Méndez Infantes

Mercedes, usuaria del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) de Sevilla, es una mujer valiente y luchadora que ha trabajado como diseñadora y patronista de moda. Se ha caracterizado siempre por ser una profesional innovadora e independiente. Hoy, ya jubilada, nos relata sus vivencias.

Hija de un dirigente anarquista, la casualidad o el destino hizo que naciera dos meses antes de lo previsto, el 24 de septiembre de 1943, el día, precisamente, de Nuestra Señora de Las Mercedes, cuando su padre recién salía de prisión.

Fue en Orcera (Jaén) donde nació y vivió en el seno de una familia acomodada. Ya desde pequeña quiso dedicarse al diseño de moda, aunque para ello debiera salir del núcleo rural donde vivía, un gran inconveniente para su padre. Siendo muy joven, su padre falleció y poco después la familia quedó arruinada. Entonces, Mercedes decidió, a pesar de la situación, volar hacia su sueño de ser diseñadora. Trabajó en la recogida de la aceituna para reunir el dinero suficiente que le permitiría desplazarse a Barcelona para estudiar Diseño de Moda. No fueron fáciles sus comienzos en otra ciudad.

Su padre había fallecido y dejaba atrás, en una situación económica complicada, a su madre y hermanos. Para estudiar tenía, además, que trabajar demasiadas horas para costearse la manutención, estudios y alojamiento, pero pronto empezó a desarrollar y mostrar sus habilidades en el sector textil, pudiendo empezar a trabajar en lo que más le gustaba. Finalizados sus estudios volvió a su pueblo.

Tras una corta temporada allí, sumó a su madre en su proyecto de vida, y ambas se trasladaron a vivir a Granada, en donde desarrolló su talento como diseñadora y patronista en distintas empresas, siempre con género destinado a clientela exclusiva. Eran tiempos difíciles para las mujeres, pero Mercedes nunca se conformó, no era por ello una trabajadora cómoda para las empresas: Era y es una mujer con mucho talento, pero también, fuerte, independiente, defensora de los trabajadores, con las ideas muy claras, y sin intención ninguna de achantarse con nada, ni con nadie.

Fue en Sevilla donde se instaló definitivamente, y donde cuidó y atendió a su madre, que, finalmente, enfermó de Alzheimer. Ya jubilada y después de fallecer su madre, quiso compartir su talento en los talleres de pintura de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Sevilla, en el Distrito Nervión-San Pablo, convirtiéndose en una fantástica y querida profesora voluntaria. A día de hoy, como usuaria del SAD, siempre tiene una sonrisa y algo nuevo que aportar y enseñar a los demás.

Más articulos sobre Mayores:

Vendas solidarias

07/04/2015

“Están formados, están luchando, pero tiene que haber oportunidades”

19/02/2016

I Carrera Solidaria Fundación Hospital Calahorra

29/09/2016

Mayores en las ondas

08/04/2016