Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y conocer sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede acceder a política de cookies para obtener más información.

 

Mayores

Amor con los años, terapia de salud y autoestima

12/04/2018

Mayores

Por Clece SocialClece Social

Para muchas personas no se entiende que pueda surgir el amor más allá de los 60 años. Aprovechamos el Día Internacional del Beso, que se celebra el 13 de abril,  para constatar que es una realidad más habitual de lo que pensamos.  Hablamos con Rebeca Corral y Mónica Franco, terapeutas en centros de mayores,  sobre cómo se vive y qué efectos tiene enamorarse en esta etapa de la vida.

¿Es frecuente enamorarse en la tercera edad?

Rebeca Corral: “Es más frecuente de lo que en general imaginamos y la gente piensa. En nuestro centro a lo largo de los últimos años hemos tenido parejas de residentes que se han formado en el centro y han acabado en matrimonio. Actualmente tenemos dos parejas que se han formado en los últimos meses.”

Mónica Franco: “Considero que es más frecuente de lo que creemos, debido a que el paso del tiempo y la edad no son un problema para mostrar los sentimientos hacia otra persona, aunque en ocasiones las experiencias vividas llevan a las personas a cerrarse y aislarse. Pero aun así las canas y arrugas no constituyen una barrera para enamorarse, ya que a esta edad es cuando más se necesita amar y ser amado”

¿Cómo se vive el amor en edades avanzadas?

R.C.: “Se vive de manera diferente en cuanto a las circunstancias que rodean a la persona y el entorno donde se desarrolla, ya que en una residencia existen unas normas, horarios y rutinas establecidas. Sin embargo, en cuanto a la intensidad de sus sentimientos, la emoción que les suscita tener a alguien especial puede darse de igual manera que a una edad más joven”.

M.F.: “El amor en esta etapa se vive de una manera muy diferente a la juventud, debido a que se supone que ya a esta edad las personas saben lo que quieren y tienen las cosas más claras. Además, ya no se centra tanto en el aspecto físico sino más bien en los sentimientos, en las experiencias compartidas y en el cultivo espiritual. Transmiten el amor con unos matices de amistad, dejando atrás egoísmo, vanidad, superficialidad y desencuentro, priorizando el compañerismo, la presencia mutua y la historia en camino. La tercera edad busca un amor donde comparta con la otra persona una buena conversación y el cuidado mutuo, más que otros fines. Asimismo, aman con más serenidad, menos impulsividad y más calma, pero eso si con igual pasión.”

¿Ayuda o influye positivamente en la salud?

R.C: “Influye de manera positiva ya que demuestran tener más alegría, ilusión por realizar actividades, tener más vida social haciendo todo esto que muchas veces sus dolores y quejas pasen a un segundo plano.”

M.F.: “Tener una relación sentimental en la tercera edad sí ayuda o influye en su estado de salud a todos los niveles, tanto a nivel físico como psicológico. Los beneficios van desde mejorar el sistema inmunológico, sentirse más a gusto con su aspecto físico, fomentar la creatividad, hasta vivir más años que si estuvieran solos. Todos estos beneficios hacen que la persona tenga una mayor sensación de bienestar y felicidad, mejorando de forma considerable la calidad de vida.”

Y en concreto, ¿cuál es el efecto a nivel psicológico?

R.C.: “Es en el aspecto dónde más influye y es visible ya que tener una ilusión es un motivo para `seguir viviendo´”

M.F.: “Las personas enamoradas de la tercera edad viven en un estado continuo de felicidad y alegría. Otro aspecto a destacar es la autoestima, se sienten especiales y valoradas. Además desaparecen los sentimientos negativos de soledad, ya que comparten sensaciones, momentos y sentimientos.  Ven a esa persona como un apoyo para enfrentarse a posibles problemas que puedan suceder. Otro de los sentimientos negativos es el de la apatía y el estado depresivo, estos se eliminan y la persona desea seguir viviendo para compartir sentimientos. Por último, disminuye la ansiedad, el amor hace que la felicidad y el placer estén más presentes.”

Rebeca Corral es terapeuta ocupacional en la residencia Peña Rubia & Sagrada Familia de Arcos del Jalón en Soria 

Mónica Franco es terapeuta ocupacional en las residencias Nuestra Señora de la Magdalena, Riello,  Rioseco de Tapia, Los Ángeles y  Virgen Peregrina. 

Más articulos sobre Mayores:

Decálogo de la hidratación en las personas mayores

26/08/2015

“El MAICP se constituye como un nuevo paradigma de atención que entiende, respeta y vela por la individualidad de cada persona”

16/03/2017

Integración en cada detalle

24/05/2016

Viaje al centro de la Tierra

03/03/2016