Mayores

Como en casa

13/10/2017

Mayores

Por Clece SocialClece Social

Un nuevo modelo se ha puesto en marcha en el servicio de atención a las personas mayores usuarios de residencias y centros de día. Se trata de las denominadas unidades de convivencia, que consisten en habilitar, dentro de una gran residencia, espacios más pequeños en los que conviven un número reducido de personas mayores, que reciben una atención más personalizada en zonas comunes adaptadas y siempre con los mismos profesionales de referencia.

Las unidades de convivencia están diseñadas en base a un modelo de hogar y responden a las demandas de las personas mayores que presentan mayor necesidad de ayuda. Las instalaciones integran espacios comunes como cocina y sala de estar y estancias individuales para cada uno de los residentes compuestas normalmente por dormitorio y baño. Suelen tener una capacidad variada, pero suele estar entre las 15 personas.

En nuestro país, estos espacios de atención son todavía escasos pero programas como “En mi casa” puesto en marcha por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León persigue su implantación en varias residencias de la Comunidad. Una de ellas es “BañoSalud” en la localidad palentina de Venta de Baños.

Tras meses de duro trabajo, el centro tiene todo listo para abrir Unidades de Convivencia con 16 plazas que cuentan con “una zona común donde realizar las actividades o ver la televisión; una habitación individual o doble, en la que pueden disponer sus objetos personales; y una cocina totalmente equipada en la que pueden comer o tomar algo con la gente que les visita” explica Adelaida Urueña, directora del centro.

“El objetivo es que los usuarios cuenten con todo lo que necesitan e identifiquen el espacio en el que residen con las cosas que tenían en sus hogares y que les gusten” añade.  Muy pronto, los residentes de las nuevas instalaciones de BañoSalud podrán beneficiarse de estas y otras ventajas del nuevo modelo entre las que los expertos coinciden en señalar las siguientes:

  • Vivir en un entorno con dimensiones de “hogar”.
  • Disponer de muebles y elementos decorativos significativos para ellos.
  • Respeto a sus gustos y rutinas.
  • Atención personalizada y estable.
  • Tener un profesional de referencia.
  • Continuar con sus proyectos personales.
  • Establecer lazos de convivencia con las otras personas de la unidad.
  • Compartir con su familia su espacio y su tiempo.

En definitiva, una nueva atención desde la perspectiva de valores éticos como la dignidad y la autodeterminación.

Más articulos sobre Mayores:

Emotivo homenaje para celebrar los 103 años de Isabel

28/07/2017

Nuestra cultura, un valor a compartir

21/07/2017

El vestido de la abuela Pilar

09/08/2017

Del Berrueco a Buitrago de Lozoya

15/04/2016