Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y conocer sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede acceder a política de cookies para obtener más información.

 

Violencia de género

“El trabajo es mi fuerza”

22/06/2018

Violencia de género

Por Clece SocialClece Social

Hace cuatro años decidió poner fin al maltrato de su expareja y padre de sus dos hijos. Ellos fueron la principal razón para dar el paso de separarse. La situación de violencia y agresividad en la que se veían envueltos los niños era insostenible. No tenía trabajo ni estudios, pero Cynthia contó con el apoyo de sus padres y la ayuda concedida por el Ayuntamiento. Al poco tiempo, la ayuda se acabó y también el modesto empleo que había conseguido debido a un desafortunado accidente laboral.

En esta precaria situación, en junio de 2017, “me llamaron de Clece para una entrevista. Les habían derivado mi caso desde las listas de asuntos sociales del Ayuntamiento de Las Palmas”. Pocos meses después empezó a trabajar realizando limpiezas de choque, empleo que “abría una puerta hacía su nueva vida”. Se trataba de un proyecto específico, con fecha de caducidad, pero me “sentía más fuerte y segura de mi misma y hablé con mi coordinadora Omaira”. Juntas estudiaron las distintas posibilidades para tener continuidad en la empresa. Es entonces cuando Cynthia se atrevió a dar un paso más y decide estudiar aprovechando una de las opciones que le ofrecen en la empresa: conseguir el certificado de profesionalidad para trabajar como auxiliar Socio-Sanitario. Una salida profesional para conseguir la estabilidad laboral y económica necesarias para cuidar de su familia.

“Hoy soy una mujer diferente, el trabajo es mi fuerza y mi hija dice que está orgullosa de mi. Ellos ven que ahora yo puedo salir adelante con ellos.” La sensibilidad de las empresas con las mujeres víctimas de violencia de género es clave para acceder a un empleo, teniendo en cuenta además sus especiales circunstancias en cuanto a temas de flexibilidad y conciliación.  “Ha sido muy gratificante, la empresa siempre ha reconocido mi esfuerzo y me motiva para seguir adelante. Muchas empresas te dan de lado, pero en esta me he sentido libre de poder contar mis circunstancias, me han dado todo el apoyo para poder hacer frente a los aspectos legales de mi situación dándome permisos y autorizándome los cambiaos cuando han sido necesarios”.

El empleo ha sido el impulso definitivo de Cynthia hacia una salida real de la violencia. Por eso, comparte su historia con otras mujeres en su situación aconsejándolas que “no tengan miedo,  que busquen apoyo profesional.  El miedo te invade pero se puede superar”.

Más articulos sobre Violencia de género:

Volver a ser feliz

01/12/2016

“El trabajo ha sido mi terapia”

08/03/2018

Supervivientes, luchadoras, trabajadoras

23/11/2017

Premios Compromiso: Los mejores proyectos sociales de Madrid

06/03/2015