Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y conocer sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede acceder a política de cookies para obtener más información.

 

Infancia

Las alergias alimentarias en la infancia

22/02/2018

Infancia

Por Mª Teresa Melián GonzálezMª Teresa Melián González

Comer es un gran placer, pero debemos tener en cuenta nuestra reacción ante la ingesta de determinados alimentos y poner una especial atención sobre todo en los más pequeños/as, en los que a partir del primer año comenzamos a introducirles una alimentación muy parecida a la de los adultos, razón por la que los papás y mamás debemos estar en alerta ante cualquier reacción en el niño/a por la posibilidad de desencadenar una alergia alimentaria.

Las alergias, son una enfermedad cada vez más común en nuestro país, un 7% de los niños/as tienen algún tipo de reacción alérgica a uno o más alimentos, estas se pueden producir por causas hereditarias, contaminación atmosférica del agua o de los alimentos, estrés, asma y sobre todo por una dieta incorrecta (como por ejemplo la introducción temprana de alimentos), aunque es verdad que los estudios realizados aún no tienen una causa especifica. Las reacciones alérgicas son provocadas porque nuestro sistema inmune,  responsable de protegernos de las enfermedades ocasionadas por virus o bacterias, en ocasiones reacciona de manera equivocada ante sustancias (alérgenos) que generalmente para otras personas son inofensivas, ocasionando síntomas en cualquiera de nuestros sistemas orgánicos, tales como:

En el aparato digestivo: diarrea, nauseas, gases, estreñimiento, vómitos…
En el sistema inmunitario: infecciones repetidas.
En el aparato respiratorio: asma, voz ronca, broncoespasmos, bronquitis crónica, estornudos, picores en la nariz y ojos…
En la piel: escena, enrojecimiento, picores hinchazón, urticaria…
En la boca: hinchazón, ronchas, picazón en la lengua y/o en los labios….
• Además de infinidad de síntomas como pueden ser: dolor de cabeza, mareos, cambios de humor, sinusitis…

Ante estos síntomas se distinguen dos tipos de reacciones alérgicas:
Las alergias de reacción inmediata, en donde se ocasiona una reacción en muy pocos minutos que requiere tratamiento urgente. Los síntomas más comunes son la falta de aire, la urticaria, hinchazón e incluso podría darse la anafilaxia.
Las alergias de reacción retardada, en donde se produce la reacción después de unos días de consumir el alimento. Los síntomas son dolor estomacal o piel atópica.

Cualquier alimento puede ser el causante de una reacción alérgica pero se enumeran algunos que son más frecuentes, tales como: cacahuetes, nueces, pescado o marisco, el trigo, la soja, las fresas, la leche de vaca y los huevos.

Lo mejor para evitar este tipo de reacciones es una dieta de eliminación, es decir, si no conocemos cuál es el alimento que nos hace daño debemos ir eliminando poco a poco de nuestra dietas alimentos hasta que demos con el causante, a partir de ahí, no consumirlo bajo ningún concepto ya que en ocasiones existen reacciones que nos podrían causar la muerte.

Desafortunadamente, en la actualidad no existe ningún tratamiento para combatir la alergia, pero si para tratarla, como los anti-histamínicos, la adrenalina, aerosoles,…debemos tener en cuenta que la probabilidad de que una alergia desaparezca, dependerá del alimento al que se es alérgico, la edad y la severidad en la respuesta de nuestro cuerpo ante el alérgeno, por eso es muy importante la visita al especialista (alergólogo), si notamos algún síntoma. El alergólogo, a través de un análisis de sangre y pruebas cutáneas, nos dirá que tipo de alergia tenemos y nos ayudará a mejorar la calidad de vida del alérgico.

Más articulos sobre Infancia:

"Yo no he 'rompido' la maceta"

16/09/2016

Niños y niñas, ¿expectativas culturales diferentes?

27/10/2017

Descubriendo el huerto con Clecito

26/04/2017

Un Sant Jordi de leyenda

21/04/2017