Discapacidad

“Era lo único que yo pedía, una oportunidad para mostrar que era válido para una gran empresa”

21/08/2018

Discapacidad

Por Daniela MacíasDaniela Macías

José Martos Rehoyos de 51 años es encargado de Clece en Badajoz. A los 30 años le diagnosticaron una dolencia incapacitante en ambas rodillas. Pepe, como le llaman, se dedicaba a la construcción y no pudo seguir trabajando en la que, hasta el momento, había sido su profesión. Con tres hijos a los que mantener, tenía muy claro que debía reinventarse. Descartando aquellos trabajos que supusieran esfuerzo físico, decide intentarlo en el área de servicios y busca a las principales empresas  del país entre las que figura Clece. Él vivía en Cáceres y la empresa tenía sede en Badajoz pero se apunta a una oferta de trabajo como cristalero a media jornada a 75 kilómetros de su casa.

“Cuando les hable de mi situación personal y física no dudaron en darme una oportunidad. Eso era lo único que yo pedía, una oportunidad para mostrar que era válido para una gran empresa”. Una vez contratado, Pepe siguió formándose y, en menos de un año, ya era encargado de contratos en la zona. “Yo creo que tenemos la obligación de devolver a lo sociedad lo que recibimos. Por eso, trabajo también como voluntario en un club de buceo adaptado apoyando a aquellos que lo tienen más complicado para traspasar los límites y ver, como lo he hecho yo, que siempre hay nuevas y mejores alternativas.”

“El trabajo me ha dado la forma de mantener a mi familia, la motivación para ayudar a otras personas y la oportunidad para seguir avanzando sin limitaciones. Yo no quería conformarme. La incapacidad te limita para una cosa pero las barreras psicológicas son nuestras y podemos ser mucho mejores que la limitación que tenemos”.

Más articulos sobre Discapacidad:

Ningún deporte se nos resiste

02/09/2016

Visita a Mercasevilla

09/06/2016

"Este premio ha supuesto un respaldo motivacional a las familias"

09/06/2015

Acercar la discapacidad auditiva al entorno laboral

28/12/2017