Madrid

Eugeny, feliz tras años de incomprensión

05/07/2017

Exclusión social

Por Eduardo Ortega GomezEduardo Ortega Gomez

Eugeny Badin o Eugenio -como todos le conocen- se vio obligado un día a abandonar su país de origen, su casa, sus amigos y su familia al ser víctima de una persecución por su orientación sexual y de la homofobia que vivió en su lugar de origen.

Llegó a España procedente de Rusia en el año 2010, acompañado de su pareja, en busca de un lugar en donde poder vivir sin el miedo constante al secuestro por ser homosexual y donde ser feliz. Fue a través de ACNUR y de CAR como consiguió la condición de “refugiado”, y con ello la posibilidad de trabajar en España.

Había cursado estudios de Enfermería en San Petersburgo, titulación que aún no ha podido convalidar en España. Aquí siguió formándose y obtuvo el título de Auxiliar de Geriatría. Desde que finalizó estos estudios, en enero de 2016, trabaja como gerocultor en la Residencia para Personas Mayores de El Berrueco (Comunidad de Madrid) que gestiona Clece.

De Eugenio solo salen palabras de agradecimiento para Clece y para sus compañeros de trabajo. Por primera vez en sus cuarenta y dos años de existencia, no se siente discriminado por su condición sexual.

Más articulos sobre Exclusión social:

Generando empleo desde la economía circular

01/08/2018

300 kilos en la tercera campaña

13/01/2017

“Pensaba que era tarde pero estoy construyendo algo en mi vida”

18/11/2014

“Me sorprende la capacidad de lucha del ser humano por la dignidad”

13/11/2015