Cataluña

De patio a jardín: un espacio para compartir

04/05/2017

Infancia

Por Ana María Selles MartínezAna María Selles Martínez

El equipo educativo de la EBM Virolet hace tiempo que quería convertir su patio en un jardín. A raíz de la colaboración y participación de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) en el Plan de Desarrollo Comunitario (PDC) Bufalà Montigalà, el AMPA de la escuela ha impulsado un proyecto de aprendizaje-servicio entre el Centro de Educación Especial Maregassa y la EBM Virolet, con la finalidad de llevar a cabo la construcción de un jardín vertical.

Para poder llevarlo a cabo se han tenido que coordinar diversas entidades del barrio debido a que una de las finalidades del proyecto es promover la relación entre  servicios y/o entidades, con la finalidad de ampliar la oferta educativa y social del barrio. Dando respuesta a las finalidades que se promueven y con la voluntad de ir concretando proyectos de actuación bajo el paraguas de la comisión socioeducativa, escuchando la propuesta del AMPA y de la EBM Virolet y respetando las sinergias surgidas, se planteó la posibilidad de iniciar un proyecto de aprendizaje-servicio (prueba piloto en el barrio Bufalà de Badalona).

Por ello, se contacta con la Escuela de Educación Especial Maregassa que también formará parte activa y la cual aportará toda su experiencia en proyectos educativos de este tipo. Se determina la línea de actuación, los materiales necesarios, la financiación necesaria, objetivos pedagógicos y la calendarización del proyecto. El jardín vertical estará compuesto por unos canalones de 18-20 centímetros que se ubicarán en la reja del patio a la altura de los adultos y también a la altura de los niños y niñas. Dentro de los canalones irán ajustados todos los maceteros, con las plantas plantadas previamente por los alumnos de ambos centros. Para conseguirlo, el AMPA convoca dos jornadas de “Sábado colaborativo”.

Unas familias se dedican a realizar la instalación de todos los tubos donde irán las plantas y otras familias construyen diversos elementos en el patio. Simultáneamente, se inicia la relación entre los alumnos y alumnas de las escuelas.

El primer día presentamos los jóvenes a todos los niños y niñas con la finalidad de que les reconocieran al salir al patio. Cuando nos visitan, arreglan los maceteros, los riegan y hacen el mantenimiento. Nuestros niños y niñas saben que cada día, cuando van al jardín, han de regar sus plantas.

La necesidad social que se desprende de este proyecto es, en primer lugar, acercar dos centros escolares de diferentes características para llevar a cabo un proyecto colaborativo. El eje fundamental que persigue es, por un lado, el de establecer relaciones afectivas positivas entre ambos grupos. Por otro, compartir tanto la creación del jardín como el cuidado del mismo a partir de las relaciones intergeneracionales de los dos grupos.

El proyecto culminará con una fiesta de inauguración del jardín vertical, donde se invitará a miembros del PDC del barrio, a miembros del AMPA, a representantes de la escuela Maregassa y a todas las familias de la escuela.

Más articulos sobre Infancia:

El día que se fueron los alimentos

18/06/2015

El masaje, un recurso que contribuye al bienestar del bebé

22/09/2017

Los niños, ¿deben dormir con o sin luz?

28/03/2017

Enrédate

03/02/2017