Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y conocer sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede acceder a política de cookies para obtener más información.

 

Mayores

Enamorarse en la residencia

16/02/2018

Mayores

Por Clece SocialClece Social

El amor no entiende de edad y puede aparecer de la manera más inesperada. Con esta ecuación ¿por qué no enamorarse viviendo en una residencia?

Antonio y Josefa se conocieron en la residencia Nuestra Señora de los Dolores en la localidad malagueña de Villanueva del Trabuco.

Antonio de 73 años, es soltero, sin hijos y natural de una pedanía de Antequera. Cuando era joven dedicó toda su vida a trabajar en el campo.  Siempre vivió con sus padres hasta que fallecieron y después con su hermano. A los tres años perdió la audición a causa de una meningitis. Un ictus hace 10 años le provocó una hemiplejia en el lado izquierdo, lo cual limitó mucho su movilidad. Con el tiempo, rehabilitación y mucha constancia consiguió caminar con andador. En la actualidad, necesita silla de ruedas para desplazarse. Josefa de 70 años, es viuda tiene dos hijos y una nieta, “la alegría de la abuela”. Es natural de Málaga y allí transcurrió toda su vida hasta que llegó a la residencia en 2012.

Cuando Antonio ingresó en el centro en 2016 se produjo el flechazo. Poco a poco fueron conociéndose, compartiendo momentos, risas y cariño. Transcurridos unos meses, con el apoyo del centro y la familia iniciaron la convivencia. Quienes conviven con ellos afirman que cada mañana es muy bonito ver a Josefa empujar la silla de Antonio para bajar hasta el comedor y tomar el desayuno. Y como él, a pesar de su discapacidad auditiva es capaz de expresarle todo lo que siente por ella.

En la Residencia San José de Bárcena de Villacarriedo se conocieron Pilar y Miguel.  Pilar al principio “no se sentía en su lugar” pero se adaptó rápidamente. Lo que no se imaginaba es que encontraría a Miguel. Pronto llegaron a tener una sentida amistad que, de manera natural, se convirtió en relación. Ahora comparten su día a día: se van a comer, pasean y están pendientes el uno del otro.

Francisco y Pascuala unieron sus vidas en la Residencia Núñez De Balboa de Albacete. Empezaron a hablar por una amiga común y ya llevan tres años de relación. Los dos piensan en “estar juntos mientras vivan”.

Más articulos sobre Mayores:

100 primaveras

13/04/2016

Tejiendo ilusión

07/12/2016

Vicente y su “Club de los mutilados”

26/08/2015

Masterclass intergeneracional para establecer lazos de cooperación

12/07/2017