Melilla

Comprender el ciclo de la violencia de género para evitar la manipulación

19/04/2018

Violencia de género

Por Clece SocialClece Social

“Resulta crucial entender qué es la violencia de género para saber prevenirla, reconocerla y actuar” afirma Eduardo Ortega, delegado Social de Clece, criminólogo y mediador.

Eduardo Ortega se acerca a la realidad de la violencia de género desde una perspectiva criminológica, abordando todos los factores relacionados con esta realidad, incidiendo especialmente en los distintos tipos de acoso y maltrato, los perfiles habituales de maltratador y víctima y las características y circunstancias que perpetúan el denominado “ciclo de la violencia de género”.  Un ciclo que hay que conocer y comprender para evitar toda la manipulación que ejerce el maltratador sobre su víctima y su entorno.

Eduardo Ortega explica cómo se desarrolla este círculo que se repite cíclicamente complicando cada vez más encontrar una salida:

Fase de “Acumulación de la tensión”

  • Esta fase se caracteriza por cambios imprevistos y repentinos en el estado de ánimo, enfados ante cualquier problema en la convivencia, reacciones agresivas ante cualquier frustración o incomodidad (la comida no está a su hora o a su gusto, ella no está cuando él “la necesita”, los hijos e hijas hacen mucho ruido, etc.).
  • El hombre está “muy sensible” (todo le molesta) y cada vez parece más tenso e irritado.
  • La mujer intenta controlar la situación con los comportamientos que anteriormente le han servido.
  • Tiende a minimizar los incidentes (“no fue para tanto”, “pudo haber sido peor”), a excusarlos o a justificarlos, a achacar la tensión a causas externas.
  • Esta fase puede mantenerse durante períodos de tiempo prolongados.

Fase del episodio agudo: “Explosión de la Violencia”

  • Descarga de la tensión acumulada en la fase anterior, mediante un incidente agudo. Este puede adoptar distintas formas y grados de intensidad.
  • No se debe caer en el error de pensar solamente en la agresión como forma de explosión o descarga, pudiéndose dar muchas formas activas o pasivas para esta fase (gritar, ignorar, golpear muebles, amenazar con abandono, no hablar, etc.)
  • La motivación del maltratador es castigar los comportamientos de la mujer que él considera inadecuados desde su planteamiento de poder y desigualdad. El incidente agudo de violencia se detiene cuando el maltratador piensa que ella “ha aprendido la lección”.
  • La mujer vive esta fase como un enfado donde él está fuera de control.
  • Cuando finaliza esta fase de descarga de la violencia, la mujer que la sufre queda en un estado de conmoción, no queriendo creer que le ha pasado, minimizando el ataque sufrido y las heridas recibidas e incluso negando la situación que acaba de ocurrir.

Fase de “La Luna de miel”: reconciliación

  • Es una fase de manipulación afectiva que se caracteriza por la disminución de la tensión.
  • Esta puede adoptar distintas formas: el maltratador puede pedir perdón y prometer no volver a ser violento, reconocer su culpa y plantear cambios (incluso mediante tratamiento), el resurgimiento de la relación, etc.
  • La victimización de la mujer se hace más profunda, pues se estrecha la relación de dependencia mujer-maltratador.
  • Si ella hubiera tomado la decisión de dejar la relación, abandonará la idea ante el acoso emocional y afectivo de él.
  • Las mujeres suelen ante esta “nueva” actitud del maltratador retirar los cargos, abandonar el tratamiento y tomar como real la esperanza de que todo cambiará.
  • Esta fase tiene una duración temporal limitada, pues no responde al arrepentimiento, sino a que el maltratador percibe que ya no hay riesgo de ruptura en la relación.
  • Seguirá percibiendo a la mujer desde la subjetividad del dominio y la desigualdad. Pronto se iniciará otra fase de acumulación de la tensión y el ciclo se repetirá.
  • Si las personas que pretenden ayudar a la mujer que sufre violencia no conocen y comprenden el ciclo, éste puede acabar manipulándoles también. Esta situación puede llevarla a renunciar a la ayuda que ha pedido y tenderemos a culpabilizar a la mujer víctima de la violencia que sufre.

Con su intervención “Una aproximación criminológica” Eduardo Ortega fue uno de los ponentes de las I Jornadas de Sensibilización hacia la violencia de género celebradas en Melilla el pasado 11 de abril. Denominadas “No estás sola” fueron  organizadas por Clece con la colaboración de Comisiones Obreras, la Consejería de Bienestar Social e Imserso. El objetivo: aportar herramientas para la detección y prevención de la violencia de género.

Más articulos sobre Violencia de género:

Cuando el diálogo es el camino hacia la igualdad

07/04/2017

IV Premios Compromiso

14/06/2018

“Un día te levantas y te dices: Ya no lloro más”

14/07/2015

Empresas Comprometidas con la violencia de género

19/10/2016